16/4/09

La ayuda




Caminaba a paso firme
siguiendo con su rutina
frenarse justo en la esquina
y esperar para cruzar
como contando los pasos
el bar. estaba cercano
y el desayuno esperado
pronto iba a saborear

La mesa de roble viejo
siempre cerca a la ventana
lo espera cada mañana
con un cartel de “ reserva “
se sienta muy silencioso
y luega espera el saludo
que el mozo de pelo oscuro
le acerca con gentileza

Su café se acerca humeante
su mente…se escapa lejos
tal vez, con esos recuerdos
que en su vida cosecho
revuelve lenta su taza
disolviendo dos terrones
y acomodando el cabello
piensa cuanto imagino!!

Largo rato esta en silencio
saluda si lo saludan
y busca un servilletero
que en su mesa suele estar
toma el jazmín del florero
lo acomoda en su solapa
y se dirige a la caja
para poder abonar

El mozo le da su vuelto
el regala unas monedas
se sonríe tras sus lentes
y comienza a caminar
caminará lentamente
nuevamente hacia su casa
esperando en esa esquina
que lo ayuden a cruzar

Noemí Bianchi



2 comentarios:

Lau dijo...

Muy lindo negri, me gustó, parecía que lo estaba viendo. Besote!

RöB dijo...

Hola Noe!
Muy bello tu escrito...
Los que podemos gozar de todos nuestros sentidos a veces perdemos la noción de que hay gente que vive sin alguno de ellos, y que aún sin ellos se atreven a soñar.
Un beso grande!!

RöB