14/1/09

Existira


Existirá ese momento
en que deje de mirar
mi pasado con tristeza
y me resigne a esperar

ese día en que comprenda
que ya todo termino
y ya no nos queda rastro
de lo que fue nuestro amor...

Existirá esa mañana
donde amanezca mirando
algún punto que perdido
se ha quedado en la pared

y no observe ese vacío
que has dejado aquí... en la cama
desde el día en que te fuiste
y te alejaste de mi

Existirá aunque no exista,
la esperanza en un mañana
y ese empezar nuevamente
a buscar en mi interior

un motivo que me lleve
a olvidarte para siempre
sin nombrarte por las noches
aferrada a mi dolor...

Existe, yo se que existe,
en un rincón de mi alma
existe aunque no la nombre
la palabra es “ Empezar “

y buscar quien de ternura
sin medir las consecuencias
y buscar quien no le tema
a la palabra “ Soñar “

Todo existe, esta latente
solo deberé buscarlo
y no negarme en mi intento
que aun se puede encontrar
un hombre que no pretenda
una maquina en la vida
sino una mujer sencilla
que lo sepa acompañar...

Existirá esa mañana
que me sienta libre al fin
y decida un breve viaje
solo para pensar en mí

un día donde no llore
donde diga “ se acabo “
mi vida nació de nuevo
y eso
eso hoy... no te incluyo.....

Noemi Bianchi

3 comentarios:

LA TIGRITA dijo...

Sabes Nohemi? no se si te ocurre en realidad, pero a mi si, exactamente eso que has escrito, añoro tantas cosas... Mas ahora que me toca empezar de nuevo, desde cero y que duro es recorrer ese camino otra vez...
Me gusta como lo has descrito, creo que no sobra ni falta alguna palabra.
Saluditos!!!

Neogeminis dijo...

Es notable la produción que estás teniendo, Noemí, en cantidad y calidad!...se ve que te hace muy bien desahogarte!
Me alegro que puedas hacerlo...

un abrazo.

mimbre dijo...

Hola Noemí..
Concuerdo con el comentario anterior, estas muy activa y con un nivel que hace casi una necesidad leerte a diario.
Bueno este desgarrador poema, da pauta de tu estado emocional, pero terminado el duelo logico, volvera la primavera a tu corazón dejando atras este invierno negro.
Un abrazo
Osvaldo.